Provincia de Buenos Aires: Operaron con la luz de celulares en el Hospital de Niños de La Plata

La provincia 05 de mayo de 2018 Por
Momentos de angustia, desesperación y sumo dramatismo se vivieron en el Hospital de Niños Sor María Ludovica, donde los médicos debieron realizar algunas cirugías bajo la luz de celulares. El hecho ocurrió el jueves cuando, en medio del apagón que afectó a la región, fallaron los generadores eléctricos. Los profesionales hablan de una falta de mantenimiento y desinversión que se replica en todo el sistema sanitario bonaerense
0000301808

Por suerte no ocurrió una tragedia”, dice con cierto alivio el Dr. Ariel Longuino, neurocirujano del Hospital de Niños Sor María Ludovica, donde en la mañana del jueves, en medio del apagón que afectó a la región, algunas cirugías debieron terminar a la luz de los celulares. Otras, como la que se le practicaba a una niña de un año y medio, no pudieron resolverse y tuvieron que postergarse.

Como ocurrió hace pocos meses atrás en el Hospital Rossi, otra vez fallaron los generadores eléctricos, que demoraron siete minutos en encender y obligaron a los profesionales a operar entre penumbras, poniendo en riesgo la vida de pequeños pacientes. La luz debería haber vuelto en 40 o 45 segundos, según los estándares de funcionamiento de instalaciones en los hospitales, donde cualquier desperfecto resulta de vida o muerte.

En el Ministerio de Salud ensayaron la misma respuesta que dieron tras el suceso en el Rossi: “Se recalentó uno de los generadores, eso generó un cortocircuito que afectó todo [el sistema eléctrico” y, en diálogo con diario Hoy, minimizaron que “la energía se cortó solamente durante cinco minutos”.

Angustia y desesperación

Longuino asegura a este medio que “se vivieron momentos de mucha angustia, desesperación e incertidumbre” y aclara que si no hubo que lamentar ninguna muerte fue “por el esfuerzo de todos los profesionales, que trabajaron a pulmón”.

El  médico se refiere a esos héroes anónimos que con poco o nada de insumos, despojados de herramientas tecnológicas y en lugares de trabajo que se caen a pedazos, día a día batallan por salvar vidas. 

Entre ellos, aparecen los nombres de las Dras. Vanesa Reiris y Pilar Peralta, médicas que, casi a oscuras, se ocuparon de casos dramáticos como el de un recién nacido, con complicaciones y problemas de peso por nacimiento prematuro. O el de una nena de un año y medio, a la que se le practicaba una cirugía cardiovascular y debió suspenderse sin poder resolver la patología.

“La chiquita estaba con el esternón abierto como indica el procedimiento y hubo que cerrarlo de manera urgente para preservar su vida”, precisó Longuino. Pasado el susto, la operación pudo completarse ayer de manera exitosa, según se informó desde el Hospital.

Una imagen que duele

La foto en el Sor María Ludovica deja una doble enseñanza: por un lado, nos muestra la desesperación por el amor a la vida de los profesionales, algunos alumbrando con celulares, otros ventilando con sus manos los respiradores artificiales o activando las bombas del servicio de terapia intensiva pediátrica, también afectado por el corte.

Por el otro, nos da un golpe de realidad que duele. ¿Cómo es posible condenar al abandono al hospital de los niños bonaerenses por excelencia? ¿Qué valor le dan a la vida las autoridades provinciales si pacientes y médicos son librados a su suerte? ¿Dónde están puestas las prioridades si no es en Salud? 

Son preguntas que también se hacen los profesionales y a los que la Gobernadora María Eugenia Vidal, con tono casi angelical, responde en un spot que por estos días circula en el prime time televisivo: “Después de tantos años de abandono le damos a la vida el valor que se merece”, asegura , mientras se jacta de supuestas guardias equipadas y renovadas “para que te reciban en un lugar digno”.

¡Con los chicos, no!

Desmiente a la Gobernadora el deterioro en todos los hospitales, pero sobre todo en el Ludovica. Falencias que vienen desde tiempos del kirchnerismo, pero que en más de dos años no encontraron cambios: el Sor María Ludovica, con sus ventanas rotas por las que ingresa el frío y el agua y con un sistema eléctrico deficiente; lo ocurrido meses atrás en el Rossi; el servicio de Maternidad del Hospital San Martín, en jaque tras el último temporal, hablan de una “falta de mantenimiento y desinversión generalizada”, asegura Longuino, quien como el resto de los médicos de la Provincia debe lidiar entre el mal estado de las instalaciones y la preocupante falta de insumos.

“Muchos de los productos con los que trabajamos son importados y se venden a precio dólar. La burocracia del sistema, junto a la alta inflación, hace que los valores suban de una semana a la otra. Esta es la realidad y nadie da una respuesta”, protestó el médico, que también es presidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) en el Hospital de Niños.

A este estado de indefensión en el sistema sanitario bonaerense se agrega, además, la cuestión salarial. Por ejemplo, un cirujano que en la dramática mañana del jueves operó en el Hospital de Niños puede cobrar un sueldo de $19.000 por un cargo de 36 horas semanales. “Los salarios son bajos, por esto muchas veces falta personal, hay gente que se forma en el sector público pero luego se va al privado. Está habiendo fuga de profesionales”, alertó Longuino, quien considera que la Salud no está entre las prioridades del Gobierno de la Provincia.

Como si hiciera falta más, algunos números dan la razón a los profesionales. Según los últimos datos de la Dirección Provincial de Presupuesto Público, el año pasado se destinó apenas un 6% del presupuesto total a Salud, por debajo, incluso, del gasto del 6,2% dirigido a los servicios de la deuda pública.

El jueves, poco después de lo ocurrido en el Hospital de Niños, los médicos salieron a la calle para alertar sobre la precariedad en los 80 hospitales bonaerenses. Ayer, volvieron a exigir a las autoridades provinciales “que tomen cartas en el asunto y dejen de poner en riesgo la vida de nuestros pacientes”. “¡Con los niños, no!”, gritaron.

Fuente: DIARIO HOY

Te puede interesar